Entrada destacada

Estudio global vislumbra el futuro de las relaciones públicas

Los altos ejecutivos de relaciones públicas alrededor del mundo ven un futuro halagüeño para la industria en términos de crecimiento económ...

miércoles, 12 de julio de 2017

Cuando la crisis toca al relacionista: qué hacer cuando te quedas sin empleo

La crisis económica que enfrenta Puerto Rico hace más de una década se ha dejado sentir de varias maneras. Los cierres de farmacéuticas y bancos, así como la reducción del aparato sector gubernamental, han dejado a miles de personas sin empleo. La industria de las comunicaciones no es la excepción.

Periódicos y estaciones de televisión han reducido sus plantillas, dejando en la calle a decenas de periodistas veteranos. Por otro lado, muchos colegas relacionistas se han visto afectados ante la eliminación de puestos de trabajo, tanto en firmas de relaciones públicas como en empresas. Igual fortuna han enfrentado compañeros publicistas. La realidad es que, cuando la economía se enfría, la publicidad, los medios y las relaciones públicas están entre los primeros sectores en sufrir recortes.

Lamentablemente, estas situaciones no se ventilan lo suficiente. La vida según Facebook es un Neverland en el que todo el mundo está de fiesta, de viaje, o de chinchorreo. Nadie está desempleado, ni en aprietos económicos, ni entregando la casa. Hay que ser “positivo, siempre positivo” y “echar pa’lante”. Pero la realidad es que somos muchos los que nos hemos visto afectados por “la crisis” y posiblemente seremos muchos más.

Cuando te avisan que es tu último día
El ambiente tenso se siente en el aire. Los clientes están cortando presupuestos, o se perdió una cuenta importante. Uno sospecha que puede la próxima víctima de “la crisis”, pero prefiere pensar positivamente o simplemente evadir el tema hasta que llega el día. Te llaman de la oficina de tu jefe para una reunión y allí te tienen la carta lista, quizás hasta con la liquidación que te corresponde. Hoy es tu último día. ¿Qué vas a hacer?

No firmes ningún papel. Si te dan a firmar un documento legal en la oficina, llévatelo a tu casa y compra tiempo para consultarlo con un abogado. A lo mejor piensas que no tienes dinero para eso, pero es posible que, haciendo un par de llamadas, puedas encontrar un abogado o abogada que te haga una consulta inicial gratuita. Sólo asegúrate que no estés cediendo tus derechos.

Date permiso para sentirte triste. El sentimiento de pérdida está ahí y tienes que lidiar con él. Enfrentarás un período de luto. De repente dejarás de ir a la oficina donde trabajaste por años y de compartir con tus compañeros de trabajo. Tu rutina cambiará por completo. Es el fin de una etapa de tu carrera y el inicio de otra. Date permiso para sentirse triste y simplemente deja que pase.

Toma aire fresco. Después de recibir el golpe, date unos días para no hacer nada. Vete a la playa, recoge la casa, coge la clase de spinning de las 10 de la mañana, camina por el Viejo San Juan, o ve una serie completa en Netflix con un palangana de pop corn. Este periodo será una especie de “reset” para que limpies tu mente de toda la carga negativa que has recibido a causa del despido.

Protege tu autoestima. Cuando nos dicen que ya no nos necesitan, nos enfrentamos al sentimiento del rechazo. Comenzamos a preguntarnos qué hicimos mal o a pensar que ya no servimos. Métete en la mente que la decisión del despido no tiene nada que ver contigo ni con tu calidad como profesional. Fue una decisión estrictamente económica, basada en la necesidad de ahorrarle dinero a la empresa. No te rompas la cabeza y vive con eso.

Evita el pánico. Después del cantazo inicial, una de las primeras preocupaciones que nos asalta es cómo vamos a pagar nuestras deudas. Identifica cuántos ahorros tienes, cuáles son tus obligaciones económicas y si hay gastos que puedes cortar (cable TV, celular, gimnasios, suscripciones) o reducir inmediatamente (salidas al cine, restaurantes y compras innecesarias). Si te dieron una liquidación, separa una parte para pagar los impuestos para el año próximo. Aunque suene paradójico, es muy probable que caigas en un rango de impuestos mayor debido a dicho pago.

Muévete. Después de recuperar el equilibrio, hay que pensar qué vamos a hacer después.
  • Solicita tus beneficios por desempleo. No es una dádiva; es un beneficio por el cual has pagado durante todos tus años de trabajo. Puedes hacer tu reclamación en línea aquí: https://desempleo.trabajo.pr.gov/reclamantes/(S(gbw010nf2b5nokfzfalfcfic))/Inicio.aspx 
  • Comunícate con tu gente de confianza, amigos y familiares, y diles por lo que estás pasando. La idea es buscar apoyo emocional y dejarles saber que estás disponible para nuevas oportunidades, ya sea a corto o largo plazo.
  • Piensa en el futuro. ¿Quieres hacer lo mismo en términos profesionales, o quisieras tomar otro rumbo? ¿Quieres trabajar por cuenta propia, o buscar otro empleo? ¿Quieres darle rienda suelta a ese negocio que llevas en tu mente hace años? Quizás este es el momento.

Déjate ayudar: de tu pareja, de tus hijos, de tus padres, de otros familiares y amigos. Si te ofrecen alguna ayuda, ya sea material, emocional o espiritual, deja el orgullo atrás y acéptala, ya que lo hacen de buena fe y te ayudará a seguir adelante. Tendrás la oportunidad de devolver el favor cuando ellos enfrenten un momento de dificultad.

Aprovecha el cash escondido. Si participas de un programa de recompensas de un banco o de una tarjeta de crédito, redime tus puntos para obtener tarjetas de compras para gasolina, supermercados y restaurantes. Úsalos solamente para aquellas cosas que sean necesarias. Usa programas de recompensas de farmacias y supermercados.

Si ves las nubes en el horizonte: comienza a crear un fondo de emergencia. Prepárate para estar sin empleo entre tres a seis meses. Si puedes, apresúrate a cancelar deudas de tarjetas de crédito y cualquier otra que tengas pendiente.

No importa qué, saldrás adelante. Por algo eres experto en manejo de crisis.


No hay comentarios: