Entrada destacada

Estudio global vislumbra el futuro de las relaciones públicas

Los altos ejecutivos de relaciones públicas alrededor del mundo ven un futuro halagüeño para la industria en términos de crecimiento económ...

jueves, 17 de febrero de 2011

El uso ético de estudiantes de internado

El empleo de estudiantes universitarios para completar requisitos académicos de internado profesional, casi siempre sin paga, ha sido una práctica común en firmas y departamentos de relaciones públicas en Puerto Rico. El arreglo se veía  como una relación beneficiosa para ambas partes – el estudiante adquiría experiencia en la “vida real” y la firma podía delegar a éste tareas de oficina sin invertir dinero en nómina.

Al parecer, también lo ha sido en Estados Unidos, donde la Junta de Estándares Éticos y Profesionales de la Public Relations Society of America (PRSA), se acaba de expresar sobre el tema. En una columna para la sección PRSAY en la página web de dicha organización, Francis McDonald escribió:
“La PRSA entiende que es éticamente incorrecto emplear a cualquier persona que aporte un valor real a una agencia o patrono sin compensarles por su trabajo – ya sea que dicha compensación sea monetaria o en la forma de créditos educativos. Si un interno realiza trabajo facturable, él o ella merece algún tipo de compensación legal.”
McDonald pertenece a Junta de Estándares Éticos y Profesionales y fue la autora principal de un documento que ofrece guías sobre la práctica.

En dicho documento, McDonald explica que ofrecer internados sin paga tiene, además, ramificaciones legales tanto a nivel estatal como federal. Asimismo, señala que tanto los estudiantes como las instituciones académicas deben evaluar si la experiencia de internado que ofrece el patrono aporta positivamente al proceso educativo.

Finalmente, explica que tres cláusulas del Código de Ética de la PRSA (libre flujo de información, divulgación de información y mejoramiento de la profesión) y cuatro valores (abogacía, honestidad, pericia y justicia) son relevantes al tema.

Si se analiza el asunto a la luz del Código de Ética de la Asociación de Relacionistas Profesionales de Puerto Rico, se podría interpretar que dos valores tienen tangencia con el tema: equidad (actuar de forma justa con nuestros patronos, clientes, empleados, colegas, suplidores y los medios de comunicación) y profesionalismo (fortalecer el ejercicio mediante el continuo desarrollo profesional).

Por otra parte, sería interesante ver cómo se impacta esta práctica a la luz de la reciente regulación de la práctica de las relaciones públicas en Puerto Rico. ¿Qué labores específicas pudiera ejercer un estudiante de internado en una firma o empresa, sin contar con la licencia de relacionista?

Como estudiante, tuve la oportunidad de ejercer un internado de práctica en una agencia de publicidad, pero recibí compensación de salario mínimo. Como profesional, vi que la práctica de internados sin paga era una práctica común que muchas veces se prolongaba más allá del semestre académico.

¿Cuál ha sido tu experiencia? ¿Qué opinas tú?

5 comentarios:

Sarah Lora dijo...

En lo personal, me gusta asegurarme que todo estudiante que pasa por una práctica en Burson-Marsteller tenga la debida supervisión. Personalmente asigno un proyecto no relacionado a trabajo de cliente que les sirva para probar lo aprendido en sus clases y para adquirir nuevos talentos.

No creo justo ni ético cobrar a un cliente quien ha puesto su confianza en las manos de una agencia por trabajo realizado por una persona que aun no es un profesional ni que cuenta con la debida experiencia y acreditación.

De igual manera no es justo explotar a los internos sin que reciban remuneracion igual a la que ganaría un profesional. Si un interno da el grado para hacer tareas de clientes, entonces que se le pague por las horas laboradas a nombre del cliente y con el permiso expreso del cliente de utilizar a un interno en la funciones de su cuenta.

Por otra parte sería bueno hablar de profesores que tienen su trabajo como freelancers y usan a sus estudiantes para que lleven a cabo el trabajo como parte del curso, mientras ellos se ganan el dinero.

Los internos merecen respeto y merecen mentores que se preocupen por hacerles crecer. El mundo da muchas vueltas, los interns de hoy han de ser los jefes del mañana.

Y ustedes colegas, ¿qué opinan?

Ileana Santiago dijo...

Hice un Internado y tuve la gracia de que el mismo fue con paga. Realmente dejaría a discreción del empleador el pagar a ese recurso, pues como existen internos merecedores de esa paga, hay otros que no trabajan y solo hacen su práctica por que es un requisito compulsorio, para completar su grado.

Mientras hagan compulsoria la paga en los internados, los estudiantes (inexpertos en la mayoría de los casos) tendrán menos centros donde hacer su práctica.

Karla dijo...

Saludos:

En mi firma hemos colaborado con prácticas de 3 universidades y han sido en su mayoría experiencias gratificantes para ambas partes.
Los(as) estudiantes tienen una oportunidad de conocer el campo, se le asignan tareas relevantes (no sacar copias y traer café como les pasa a muchos).
No le facturamos al cliente por esas horas que realizó el interno(a) pero sí le pagamos de nuestro presupuesto una compensación mensual más comida y estacionamiento.
Debemos apooyar a los nuevos (as) relacionistas y más allá de pagarle, ayudarle genuinamente para que puedan ser mejores relacionistas cada día.
Sobre el aspecto de la regulación, no veo inconveniente en que el(la) interna puedan realizar las funciones propias de la profesión bajo la supervisión de un relacionista licenciado.
Saludos,
Karla

Miguel dijo...

Saludos:

María Socorro Rosario
Cuando recibí este artículo el martes pasado a través del Daily Issues and Trends de la PRSA llamó mi atención que se traiga ante la opinión pública un tema que para nosotros es visto como una práctica normal entre las universidades y las agencias, organizaciones y otros lugares que ofrecen esta oportunidad al futuro profesional. Pone en perspectiva dos vertientes: cumplir un requisito para graduación que los estudiantes aprecian para iniciar su carrera profesional y el deber que tiene el patrono que ofrece la oportunidad de asegurarse que el internado sea una experiencia integrada y completa que permitirá al estudiante exponerse a todas las funciones que desempeñará en su carrera profesional. Interesante coyuntura para repensar si ambos- univerisidad y patrono- cumplen con lo legal, ético y el compromiso con el mejoramiento de la profesión.

Joseph Martínez dijo...

Para la PRSA, las prácticas sin paga son aceptables si llenan un requisito académico. El problema surge cuando, una vez cumplido el requisito, el estudiante sigue trabajando sin que se le compense académicamente o con dinero.